Imagen

FALLAR MEJOR

Está entrando el agua en la casa que estreno

se inflaman los suelos, las vigas colmadas

un riesgo latente, sutil aunque cierto:

preñados y absurdos

mi casa

y mi cuerpo.

 

Llegó y se ha quedado instalada en las juntas

creciendo escondida, catástrofe en ciernes.

Reverbera en los caños como plasma en las venas

me insiste, reclama

percute

en mis sienes.

 

Está entrando el agua bravía, espejada

la lengua asediante se filtra, domina

trepando a los zócalos, lamiendo las grietas.

Mis plantas, desnudas;

mis pies

de puntillas.

 

Redoblan las gotas que se alzan, se elevan

se forman mil hilos que enroscan los platos

cascadas tejidas que impregnan, silencian.

Claudica y colapsa

mi papel

pintado.

 

Está entrando el agua y me empapa la blusa.

La tela es viscosa, me cala los huesos…

¿Y si escalara butacas, armarios?

Quizás desde allí

me recogiese

el pelo

 

y entonces podría alcanzar las ventanas

dejar que de nuevo gobernase el aire

abrirlas del todo, verter hacia afuera

vencer, no volver

más

a equivocarme.

 

Pero está entrando el agua y reacciono tan tarde

que no hay gravedad, que sé que me quedo.

Asciendo con ella, me vuelvo un relieve

flotante, impasible

al diluvio

perfecto.

 

Mi instinto me dicta un final de partida

tiritan mis labios, llevo el pelo suelto

hoy sé lo que el miedo le hace a la gente:

la apresa, la ahoga

la convierte

en yeso.

 

#ele #hastaenprosa

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s